Comisión Europea obliga a España a extender el Protocolo de Kioto a más industrias

La Comisión Europea exige que se incluyan en el comercio de emisiones las calderas y hornos de la industria química y agroalimentaria, lo que el Ministerio abordará en 2005 con una asignación adicional al reparto ya decidido.

El Gobierno se verá obligado a ampliar el número de instalaciones industriales afectadas por el Plan Nacional de Asignación (PNA) de emisiones –previsto para cumplir el Protocolo de Kioto– como consecuencia de una petición de la Comisión Europea. Bruselas considera que en el comercio de emisiones deben incluirse las instalaciones energéticas de más de 20 megavatios. El gabinete de Cristina Narbona entendió como tal las cogeneraciones que superan esta potencia conectadas a la red, sujetas al régimen especial de generación (con primas) y que venden la energía producida a la red. Se trata de la industria química, agroalimentaria, textil o automovilística que, por su actividad, no están sujetas al comercio de emisiones, pero se incluyen en el plan de Kioto por sus cogeneraciones. Bruselas cree que este concepto debe ser más amplio y que en el plan español hay que incluir calderas, hornos y turbinas de más de 20 megavatios, que estas industrias usan para su autoconsumo. ’No nos sorprende. Seguimos pensando que nuestro criterio es adecuado y la definición de la UE excesiva, pero si la Comisión nos lo pide, lo aceptamos. Sobre esas plantas hay poca información disponible’, señala a EXPANSIÓN el secretario general de Cambio Climático, Arturo Gonzalo.

La UE puso este mismo pero al plan francés, que tuvo que ampliar su plan en 800 instalaciones –no había contemplado las cogeneraciones–. Gonzalo dice que, en el caso español, ‘es un número pequeño de instalaciones, que representan entre un 3 por ciento y un 5 por ciento de las toneladas asignadas’. Esto supondría un reparto adicional de entre 5 y 8,3 millones de toneladas de dióxido de carbono. Listado de instalaciones Bruselas aprobará el plan español condicionado a la ampliación del listado de instalaciones. El Gobierno ha logrado convencer a Bruselas en otros dos peros: la inversión limpia en el exterior y la asignación individualizada, sobre la que hoy acaba el periodo de alegaciones para las empresas. La condición impuesta por Bruselas no impedirá que el Ministerio de Medio Ambiente envíe el plan de Kioto al Consejo de Ministros, en cuanto reciba el visto bueno de la UE. ‘No retrasa la vigencia del plan español, pero deberá completarse después’, dice Gonzalo. ¿Cómo? A través de una enmienda del PSOE en el Senado al proyecto de ley de comercio de emisiones, que incluirá ‘una asignación adicional suficiente [para las instalaciones que la UE pide incluir en el PNA], lo que no resta derechos a la actual’, de cara a la puesta en marcha de la bolsa de CO2 en 2005. ¿Beneficia o perjudica la decisión de la UE a las empresas? ‘Obliga a más instalaciones a entrar en el comercio de emisiones. Para unas puede ser un engorro; para otras es una oportunidad de ahorro energético y de tener una posición vendedora de derechos en el mercado’, dice Gonzalo. La aprobación de la UE estaba prevista hoy, pero la apretada agenda de los ministros de Medio Ambiente hará que el tercer paquete de PNA se apruebe por procedimiento escrito. Una fecha posible es el 27 de diciembre. Fuentes de la Comisión admitieron ayer problemas con la traducción de los planes, lo que retrasaría el visto bueno a los primeros días de 2005. ‘Entonces, lo llevaríamos al primer Consejo de Ministros del año, el 14 de enero. Sería por retrasos administrativos de la Comisión’, apunta Gonzalo. Las empresas ultimaban ayer sus alegaciones. Del contraste de información con las autonomías también pueden salir otros ajustes del número de plantas afectadas. http://www.ambientum.com/noticias_detalle.asp?ID=22217
     
   
 

© 2017 EcoTrust S.A. - Todos los derechos reservados.
Callao Nº 2970 - of. 501 Las Condes. Santiago- Chile.
Fono (56 2) 206 3111 - Email: ecotrust@ecotrust.cl
Desarrollado por HOSTING DCH.CL DCH Comunicaciones desde 1999.