La ONU y el calentamiento global

La ONU y el calentamiento global

 

El Premio Nobel de la Paz fue otorgado este año al ex Vicepresidente de EE.UU. Al Gore, así como al Comité Intergubernamental de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CICC), por el trabajo realizado por este último para determinar la real amenaza que el efecto invernadero causado por gases como el CO2 y el metano -liberados a la atmósfera por procesos productivos- significa para el aumento de la temperatura de la Tierra, y por el esfuerzo de divulgación de dicha amenaza efectuado por el primero, quien logró darle una connotación mundial a este problema.

El relativo desprestigio de dicho premio por el carácter polémico de varios de sus elegidos, sumado a que muchos de quienes apoyan esa causa son grupos ambientalistas conocidos por su sesgo antiproductivo, ha dificultado lograr los consensos necesarios para evaluar este problema con imparcial objetividad científica.

Pero esa situación está cambiando. Así, entre otros factores, se atenúa la reticencia de Estados Unidos a participar en el acuerdo de Kioto para reducir las emisiones de gases invernadero a la atmósfera al año 2012. El propio Presidente Bush, opositor a dicho acuerdo, ha indicado estar dispuesto a estudiar en conjunto con el resto de las naciones un protocolo de acuerdo aún más severo que el de Kioto a partir de 2012, aunque ha exigido que se plieguen también a él países como China, que habían sido liberados de participar en aquél. La ONU ha estado encabezando las soluciones a este problema por medio del CICC, y el ex Presidente Lagos participa en un selecto grupo de cuatro personas escogidas por Ban Ki-moon, secretario general de aquélla, encargado de coordinar ese esfuerzo.

La conferencia que tendrá lugar en Bali, en diciembre próximo, auspiciada por la ONU, tratará estos temas extensamente, con todos los antecedentes hasta ahora reunidos. La delegada de EE.UU. a ese encuentro ha dicho que "lo que ha cambiado desde 2001 es la certeza científica de que esto está ocurriendo", lo cual es una demostración del cambio en la percepción de este tema por ese gobierno. A su vez, el ex presidente de Harvard y ex secretario del Tesoro de Bill Clinton ha dicho que ya no se discute si hay o no cambio climático provocado por la acción humana, sino que ahora el debate debe girar hacia cuáles son las mejores fórmulas económicas para combatirlo.

En efecto, los recursos necesarios para disminuir la emisión a la atmósfera de gases que causan el efecto invernadero son potencialmente muy cuantiosos y pueden ocasionar dificultades económicas y recesión, de no hacerse con eficiencia y prudencia. Por ejemplo, debe estudiarse de manera cuidadosa la emisión de bonos transables que realmente incentive el reemplazo de fuentes de emisión que utilizan esa clase de gases por otras formas de generación de energía. Los valores a que hoy se transan dichos bonos no hacen atractivo el esfuerzo, porque se emiten con demasiada facilidad, bajando así su precio.

El esfuerzo debe comenzar pronto. Algunos científicos estiman que aun si se logra estabilizar la emisión de gases en los niveles de 2005, el nivel del mar subirá entre 40 y 150 centímetros desde ahora hasta 2050. Si la emisión aumenta, el nivel subirá mucho más. El grosor del Ártico ha venido disminuyendo, y trozos de la península antártica están a punto de desprenderse, indicando que el fenómeno está efectivamente en curso. Las mayores dificultades radican en convencer a las naciones subdesarrolladas que generan crecientes cantidades de gases invernadero, como China, que deben obtener su energía de fuentes más caras que quemar carbón, postergando así el aumento de bienestar para su población.

     
   
 

© 2017 EcoTrust S.A. - All Rights reserved.
Callao Nº 2970 - of. 501 Las Condes. Santiago- Chile.
Fono (56 2) 206 3111 - Email: ecotrust@ecotrust.cl
Concepto y desarrollo Dch Comunicaciones